Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2017

DON´T STOP BELIEVIN (Journey)

Imagen
Tener hijos adolescentes es complicado y conectar con ellos a veces es un reto para mi. Por suerte lo hago a base de la paciencia que me falta en otros ámbitos de mi vida y de mucha empatía.
Desde siempre he tratado de que la música nos una, y efectivamente nos une, tenemos muchas conversaciones en las que ella está presente y escuchamos muchas canciones juntos, pero casi nunca del estilo que a mi me da la vida.

Este verano están viendo completa la serie Glee , muy de adolescentes, con mucha hormona revuelta, problemas en el instituto, amigos, sexo y todo aderezado con música, versiones y más versiones de todo tipo de estilos musicales.
Por eso cuando ayer escuché que les había gustado una canción y me dijeron el título, por poco me da un patatús, ¡a Julia le gustaba Don´t Stop Believin!!!!!!!por Dios, una de mis canciones preferidas. Me lo dijo en la calle y sin esperar llegar a casa saqué el móvil y busqué en Youtube a Journey y ahí estaba Steve Perry cantando una de las canciones q…

EL CREPÚSCULO DE LOS DIOSES ( Hotel El Caballo Blanco en El Puerto de Santa María)

Imagen
Hace muchos años, mi abuelo compró parte de la fábrica trenzadora de cáñamo de Tobarra. De pequeños nos íbamos toda la familia los sábados y los domingos a comer a la casa que en su época debía haber sido de los guardianes o jefes de la fábrica y para entretenernos jugábamos entre sus ruinas y sus naves abandonadas, inventábamos historias de misterio pasando de habitación en habitación, de nave en nave imaginando el trasiego de trabajadores y sus vidas que impregnaban las paredes de uno de los lugares que más riqueza dio a Tobarra.
La Trenzadora fue el principio de una especial atracción por los sitios abandonados, no solo por la belleza ruinosa y tétrica que los envuelve sino más bien por las historias que encierran y por las vidas que pasaron por ellos, me resultan irresistibles.
Hace un tiempo veía unas fotos del estado de abonado del Hospital Puerta de Hierro de Madrid  y me moría de ganas de poder entrar en él, de pasear por las habitaciones, de ver los aparatos ,la dejadez , y…